“Nadie, nadie, nadie, que enfrente no hay nadie;
que es nadie la muerte si va en tu montura.
Galopa, caballo cuatralbo,
jinete del pueblo,
que la tierra es tuya.”
Rafael Alberti.

Vivimos días inciertos para una parte de la sociedad a causa de las decisiones arbitrarias, que a diario, toman una minoría parapetada en un sistema electoral exiguo en cuanto a la representación real de las necesidades, reclamaciones y metas, de aquellos ciudadanos a los que dice representar. En mi opinión, toda una parodia democrática gestionada para coaccionar la vida presente y futura de millones de ciudadanos, cuyo origen procede, sin ninguna duda, de la privación intencionada de formación crítica, explícita y científica, a la que es sometido el pueblo por parte de esta pseudobanda callejera.

Por eso hoy, es uno de esos días destinados a revertir esta situación. Uno de esos días destinados a evitar que los miembros del pueblo olviden su memoria colectiva comenzando a elaborar proyectos verdaderamente comunitarios. Proyectos destinados a mejorar las condiciones vitales de todos, las oportunidades de crecimiento, las oportunidades de desarrollo individual y colectivo. Hoy es uno de esos días destinados a defender la Educación Pública.

Mañana sin embargo, será un día destinado a la guerra de cifras manipulativas, cuya divulgación perseguirá el desprestigio social de los convocantes, la condena ideológica de quienes agrupados por un proyecto cívico colectivo, caminaron firmemente al lado de una pancarta, Un día destinado a contemplar, seguramente, esas aberrantes portadas de algún pseudoperiódico, más cercanas a los antiguos carteles del caza y captura elaborados en el Viejo Oeste. Una diana cuyo objetivo es el repudio social de aquellos que únicamente ejercen su derecho a expresar libremente sus ideas. Una diana, que interpreto personalmente, como un atentado directo al concepto de salud defendido por la OMS, pues ataca el bienestar social de aquellos señalados por la diana.

Por eso hoy, debería ser un día destinado a la reflexión sobre el conocimiento, el desarrollo de competencias y habilidades necesarias para poder ejercer libremente y activamente este derecho. Una formación que sin dudas está ausente de todo currículum escolar, favoreciendo con ello que esta pandilla de Hunos y sus caballos, devasten aquellos bienes alcanzados entre todos y para todos.

Y así mañana, sin ningún tipo de dudas, debería de ser un día destinado a formación explícita de capacidades y habilidades necesarias para el diálogo, las sinergias, la persistencia en la lucha. Un día destinado a generar el futuro necesario para nuestros descendientes: una Escuela Pública de Calidad y Laica.