“No vas tú por el río
es el río el que anda
detrás de ti, buscando en ti
el reflejo, mirándose en tu espalda.”
Ángel González.
 

Comentábamos la semana pasada que una vez definido el objetivo que persigue nuestro proyecto educativo, hemos de responder a la pregunta, ¿qué enseñar? E indicábamos tres bloques de contenidos, capacidades cognitivas básicas, soluciones culturales a las dificultades del entorno y autogestión de las capacidades cognitivas y las soluciones culturales.

Estos bloques no tendrán siempre el mismo peso e importancia en todos los proyectos educativos que pongamos en marcha. Así, los proyectos educativos desarrollados para las primeras etapas educativas, deberían de tener una mayor carga de contenidos del primer y tercer bloque, mientras que, los proyectos o programas de formación ocupacional deberían de contar con una mayor carga de contenidos del segundo bloque.

Teniendo claro que la distribución de los contenidos de cada uno de nuestros proyectos o programas educativos, ha de ser adaptado a las características evolutivas de los alumnos, abordaremos los temas que consideramos fundamentales para cada uno de los diferentes bloques, a lo largo de éste y los Posts de las siguientes semanas. Comenzando por las capacidades cognitivas básicas.

Entendemos por capacidades cognitivas básicas, aquellos procesos psicológicos simples, que permiten al individuo interactuar con los distintos elementos ambientales que le rodean. En este blog defenderemos que estos procesos son: percepción, atención, aprendizaje, memoria, pensamiento, comunicación, emoción y, consciencia.

De todas ellas es quizás la consciencia la más olvidada de todas, a pesar de capacitar al individuo para autocontrolar su vida y, las experiencias con los elementos ambientales que le rodean, otorgándole sensación de plenitud y disfrute a pesar de las adversidades.

El desarrollo de un alto grado de autoconocimiento, demanda a los individuos dosis elevadas de disciplina, de perseverancia y, un ejercicio continuo de reflexión sobre qué es importante y qué es superfluo. Actitudes fuertemente despreciadas a lo largo de la historia más reciente y lejana de nuestra sociedad, contribuyendo a su olvido.

Otro factor que ha contribuido a su falta de desarrollo, han sido los objetivos e intereses fijados para las distintas políticas de socialización desarrolladas por los diferentes grupos culturales. La amplia mayoría de estas políticas han sido desarrolladas esencialmente para promover en los individuos unas determinas actitudes y aptitudes, a las recompensas y castigos sociales.

Es por ello, que será la primera de las capacidades a analizar en el siguiente post, al considerarla clave para que la persona elaboré y desarrolle sus propios objetivos vitales, evitando someter su proyecto vital, únicamente a los deseos y objetivos elaborados por otros.