“Son palabras que todos repetimos sintiendo
como nuestras, y vuelan. Son más que lo mentado.”
Gabriel Celaya.

He considerado siempre que comenzar un proyecto educativo, sea del tipo que sea, requiere tener resueltas dos preguntas, ¿cuál es mi objetivo? y ¿qué enseñar?

Sí elaborásemos una encuesta para conocer cuál es el propósito perseguido en los distintos procesos (conscientes) de enseñanza / aprendizaje que a diario ponemos en marcha, estoy convencido que las respuestas evidenciarían que la amplia mayoría tenemos por objetivo, promover el crecimiento de las personas que nos rodean. Aunque seguramente, comenzarían a surgir multitud de visiones discrepantes en el mismo momento en que nos formulasen la siguiente pregunta ¿qué significa promover el crecimiento de las personas?

Mi respuesta a esta pregunta la encontré en las evidencias aportadas por las investigaciones antropológicas transculturales. Estas investigaciones han demostrado la universalidad de las capacidades cognitivas básicas en los miembros de las distintas civilizaciones y culturas humanas, aunque mostrando un empleo grupal diferente de las mismas al ser aplicadas en la resolución de problemas concretos (1). Es decir que cada individuo estudiado para resolver sus problemas cotidianos, adopta soluciones individuales elaboradas grupalmente. Habitualmente denominamos a este conjunto de soluciones como, Cultura.

Así pues, cada vez que alguien me formula la pregunta ¿qué significa para ti promover el crecimiento personal? Mi respuesta es siempre la misma. Promover el crecimiento personal, es crear procesos flexibles de transmisión cultural que ayuden al individuo a generar soluciones personalizadas a las dificultades encontradas en su interacción constante con el medio que habita. Es decir, aportar al individuo un sistema operativo de software libre y el kit de herramientas que le permite crear nuevas versiones, enriquecidas por sus propias experiencias, para compartir en sus redes sociales.

Teniendo claro nuestro objetivo para emprender cualquier tipo de proceso de enseñanza / aprendizaje, hemos de responder la siguiente pregunta ¿qué enseñar? Analizando la primera respuesta llegamos sin dudas a una primera conclusión, hemos de enseñar al menos tres bloques de conocimientos, capacidades cognitivas básicas, soluciones culturales a las dificultades del entorno y autogestión de las capacidades cognitivas y las soluciones culturales.

Cada uno de estos bloques requiere sin dudas un análisis profundo e individual que nos permita concretar sus contenidos, cómo impartirlos, cuándo impartirlos y sobretodo, cuándo evaluarlos y evaluarnos. Aunque esto requerirá un nuevo artículo.

(1) (Scribner, S., y Cole, M. (1973). Cognitive consequences of formal and informal education. Science, 132, 553-558. En Coll, C. (1987). Psicología y currículum. Barcelona: Paidos.)